domingo, 14 de marzo de 2010

El negocio del aborto

El momento en que se inicia una vida humana ha suscitado una absurda polémica en ámbitos (pseudo)científicos y filosóficos, que siempre elude las referencias al subsuelo de intereses económicos subyacentes. Los partidarios del aborto quieren eliminar algunas vidas humanas con la conciencia tranquila y, para ello, nada mejor que definir dichas vidas como inferiores o marcar etapas en el continuo que se inicia con la fecundación y se termina con la muerte. Con anterioridad, ciertos grupos de la especie humana discriminaron a sus homólogos por razón de etnia, color, o género. Hoy se discrimina por razón de edad. La historia se repite de forma inquietante…

Las clínicas abortistas no son ONGs, sino empresas influyentes en el ámbito de la política. Para no tener pérdidas, prefieren que sus clientes estén subvencionados con el dinero de todos los ciudadanos y sus actuaciones estén amparadas por la ley.

Ana Costa

No hay comentarios: